La educación es un sistema en constante revisión y, con ello, en constante cambio. Es un sistema vivo.

Aún así, una vez escuché decir que, “_si pudiéramos dar, a una persona del siglo XIX una máquina de esas que permite viajar en el tiempo, en uno de los únicos lugares (si no el único) dónde se encontraría cómodo, sería en la escuela_”. Y, desgraciadamente, nada más lejos de la realidad.

La escuela, como institución general, ha cambiado poco desde entonces. Aunque, gracias a la labor docente, solo como institución. Ya son muchas las escuelas que están cambiando, continuamente, sus procesos y métodos, en busca de una educación mucho más competencial y completa.

Pero es en la evaluación donde, en demasiadas ocasiones, se encuentran trabas y dificultades. Si, en ciertos aspectos, la escuela ha evolucionado poco, la evaluación es uno de ellos (insisto, hablo de escuela “como institución”. Es probable que tú, o la tuya, estéis en una constante revisión buscando esos cambios. Mi más sincera enhorabuena y, también, agradecimiento por tu/vuestra labor). Cuando un docente intenta dar un giro a la búsqueda de aprendizajes por y para sus alumn@s, suele tener una gran traba o dificultad: ¿cómo voy a evaluar todo esto?

Hoy en día, hay muchos sistemas de evaluación: rúbricas, co-evaluación, autoevaluación, pruebas puntuales, observación directa… Pero todos tienen un problema en común, la difícil gestión de las informaciones obtenidas y su posterior análisis. Por todo esto, nace Sui Cognita.

En la contínua búsqueda de nuevos caminos pegagógicos y didácticos, son muchas las trabas que he vivido referentes a la evaluación. He intentado registrar formularios, utilizar diferentes aplicaciones, me he convertido en un usuario de nivel avanzado en el uso de hojas de cálculo… Todo, en la búsqueda de automatizar el proceso de recogida de información y posterior análisis, al máximo posible, pudiendo dedicar mis esfuerzos del día a día en el acompañamiento de mis alumnos. Y también porque cualquier cambio metodológico conlleva un cambio evaluativo, tanto de la propia metodología como de los procesos del alumnado que participa. Porque la evaluación forma parte de todo proceso, no es externo a él.

Entendemos la evaluación como un proceso vivo, complejo y no exento de continuos replanteamientos. Es por eso que, en el encuentro con un profesional informático (y padre de alumn@s en edad escolar) hemos creado un equipo de trabajo que aporta soluciones a todas estas situaciones y dificultades.

Con esta aplicación, no hemos descubierto nada, pero hemos mejorado el camino. Estamos facilitando el proceso y la recogida de datos para que el/la docente pueda analizarlos y obtener sus propias conclusiones. Porque nadie mejor que él o ella, conoce su programación y a su alumnado.

Es por este motivo que, con Sui Cognita, no buscamos sustituir al docente en la elaboración de la evaluación, sino acompañarle y ofrecerle el máximo de datos posibles para su posterior conclusión. Además, sabemos que cualquier profesional que siente pasión por su tarea, también la somete a constante evaluación, en la búsqueda de posibles mejoras.

Por eso, Sui Cognita, aborda la evaluación desde diferentes focalidades. No solo es una aplicación de registro y de calificación para tus alumn@s (que, no nos engañemos, las hay. Y MUY BUENAS. Seguro que te está viniendo a la cabeza aquella empresa que fabricaba cuadernos de profesor y ahora los ofrece de manera digital, con un sinfín de posibilidades, una bonita e intuitiva interfaz y conexión con otras grandes plataformas digitales y de la educación).

Pero nosotros buscamos algo diferente. Buscamos el registro, para la posterior evaluación, del alumnado; buscamos la posible autoevaluación del docente sobre su programación; buscamos la relación de todo esto con un marco legal del que, evidentemente, no nos podemos olvidar (ni separar). Y sí, si al final hay quien solo busca una acumulación de notas para poder extraer una nota final (ya sea por media aritmética, media ponderada, sumativa…), pues también lo ofrecemos.

Por eso nace el equipo de Sui Cognita. Por ellos, nace Sui Cognita.